Cuando el deber te llama

Una fria y lejana mañana de mi vida
Que mis recuerdos tristes evocan,
Aquel aciago día de su partida
Y aún suenan en mis oídos
Sus palabras cuando al despedirse
Graciosamente me decía.

Ya vengo mi linda zancudita
a luchar por la justicia voy,
el deber me llama hoy.
Y no olvides que hasta en la casa,
¡el comando nunca muere ¡
Tú quedas a cargo hasta mi regreso
valiosa compañera de mi vida.

Ajustándose el correaje
que ceñía la cintura
de un impecable uniforme,
capote al hombro corriendo salía
El chino Gallegos.

Cariñito que dios te cuide
¿a que hora regresarás?.
Ay mi vida te casaste con policía
¿recuerdas?.
El policía sabe
a qué hora sale de su casa,
mas solo Dios sabe si pueda volver.

Cavilando en tamañas reflexiones
me quedo mirando como se aleja;
recuesto a mi niña
que en los brazos tenía
Y presta me entrego
a las labores de casa.

Alegre preparo Un rocoto relleno
bien arequipeño.
ansiosa espero termine el servicio
y pueda disfrutar su platillo favorito,

La mesa esta puesta…
las horas pasando…
mas el chino de asomarse nada
¡que fastidio caramba! tal parece que...
un monumento
al sacrificio en su honor...
le van a levantar.
El deber… el deber primero;
y la familia ¿qué?.

Los niños despiertan
con su inocencia de flor de algodón
reclamando alborotados
el retozo y las fiestas de cartón.

La mirada se entumece fija
en el serpentín de mil suposiciones
¿acaso una avecilla ligera
te envuelve en su engañoso trino?
¡ajá picarón!, es que acaso
¿divertida velada te retiene?

La ventana que miro con insistencia
me niega el sello de tu imagen
donde estás alma mía.
¿será que como otras veces
dictaron orden de inamovilidad
en la unidad?
o tal vez por un descuido
¿se ganó acaso una sanción?;

Amanece y vuelven otros amaneceres
y hasta la lluvia
ya se había secado muchas veces.
Y aún no percibo tu aliento
de canela y miel.

Un día llegan los colegas
cual gacela me apresuro
 a su encuentro.
Y alegre pregunto
¿han visto a mi chinito Gallegos?
¿de comisión se fue?
mas ellos responderme no pueden.

Veo en sus ojos destilando el dolor
y con voz quebrada
La mala noticia me dan
Sra…. ! hemos perdido...
a nuestro hermano Gallegos!
ha caído en aras del deber
combatiendo la cobardía
de aquellos bárbaros que andan
siempre al margen de la ley
sierpes voraces agazapadas

…hoy...lloramos su partida
mas nos consuela el saber
que a partir de ahora
pasará lista eternamente
en las filas de otra Unidad.
Comandado por Mariano Santos,
Alipio Ponce y otro héroes
y mártires de la Policía Nacional
convertidos en celosos custodios
de la escolta celestial.

El dolor desgarra...
cada hebra de  mis venas vivas…..
Te han arrancado tempranamente
del álbum de las risas
y los cuentos de cristal.
De tus niños con sus sueños
de garabatos y balancín.
Oh Santa Rosa mi patrona
te ruego que lo dejes reposar
en tu regazo al que te cantaba
Odas devotamente
Y que tu consuelo llegue pronto
a nuestro nido desolado.

…. Me he quedado con el alma rota
Impregnada del recuerdo imperecedero
de aquel Último beso al partir.
ya vengo zancudita … dijiste….
sé cuando salgo.
Mas no sé si acaso he de regresar
el deber me llama…….

….. Señor Policía los niños esperan
sin respuesta abriendo sus alitas
Hoy vacías
claman día y noche
Papi ….papiiiii

 

Dedico este Poema a mis hijos Kety y klark,
como recuerdo imperecedero de la memoria
de su padre Jorge Gallegos Mendoza.

'Yo quiero ser Sinchi' 'Cuando el deber te llama' 'Los Ángeles Verdes del 70'

© 2000-2008 Policía Nacional del Perú
Dirección de Telemática PNP